Somos una empresa joven y dinámica que opera desde Leganés, Madrid, con el ánimo de expandirnos a nivel nacional.

El objetivo de ZUVES es proporcionar productos vegetales orgánicos o de proximidad a través de zumos frescos, así como un servicio de la más alta calidad a nuestros clientes a los que les cuesta priorizar una vida saludable. Nuestra intención es ayudar a que consuman los nutrientes diarios necesarios con productos frescos y con ingredientes 100% naturales.

La alimentación natural forma parte de nuestro estilo de vida. Llevamos muchos años consumiendo zumos de hortalizas y verduras por muchas razones personales y ahora, simplemente, hemos convertido nuestra pasión en nuestro negocio.

Queremos compartir los beneficios que estos nutrientes han proporcionado a nuestras vidas y a las de nuestros familiares. Apostamos por lo natural y os invitamos a disfrutar de la fruta, verduras y hortalizas de una forma diferente.

Promovemos el comercio justo, el consumo local, la responsabilidad social y el crecimiento de las empresas familiares. Todo ello sin descuidar que los productos cumplan con los criterios “verdes” del origen y, por supuesto, su composición.

En Zuves estamos convencidas de que cada decisión que tomamos fundamentada en el amor a si mismo y hacia los demás, tiene un efecto positivo en todas las areas de nuestras vida y de quienes nos rodean.
Por ello, Zuves más que un negocio es un estilo de vida que estamos compartiendo desde hace muchos años con amigos y familiares. Lo que nos inspira a seguir adelante en este proyecto es buscar siempre lo mejor no sólo para nosotros sino para toda la comunidad Zuves.
Nuestros principios son el respeto y la confianza, nos preocupamos por nuestros clientes y por el mundo en que vivimos. Estamos convencidas que somos lo que comemos, lo que pensamos y lo que hablamos, por ello te proponemos: ¡Zumarte a un estilo de vida saludable!.

Para comenzar de una forma justa lo haremos con el agradecimiento más profundo a todos los que de una manera u otra nos han ayudado a hacer realidad este sueño, amigas como Ana que cada día nos a acompañado y animado, a Luz y Sara por su trabajo aguantando la presión que exigen los comienzos, a Cristian por su mano de obra desinteresada a Naty y Gloria que nos han ayudado a difundir nuestra filosofía, a Juan por su sabiduría, a nuestras familias por apoyarnos , a nuestros compañeros del hospital Gregorio Marañon en especial urgencias y la unidad Ada que confiaron y confían en nuestros pequeños nutritivos desde hace casi 4 años, al principio con cierto recelo, por como sabría algo hecho de vegetales para después comprarlos haciéndose consumidores habituales.

Y por supuesto a todo el equipo de Zuves, compañeras de viaje en esta aventura, promotoras de que esta ilusión se convierta en una realidad dejándose la piel en cada zumo, y sin duda haciéndolos desde el amor más profundo a la gente y a la vida.

Realmente nuestro propósito es llegar a la gente ofreciendo “verdad” y que cada cual decida sobre si algo que al principio parece raro de beber (verdura cruda) se pueda convertir en una forma sana y saludable de consumir nutrientes.

Creo que cada vez somos más, quienes nos vamos concienciando de la importancia que tiene la alimentación en nuestro organismo, y como una mala alimentación y mal estilo de vida, son el principio de lo que llamamos enfermedad. Nosotras no pretendemos cambiar la historia o la cultura, solo intentamos contribuir al menos, haciendo un producto sano y natural que aporte aquellos nutrientes que cada día perdemos por el camino y en algunos casos ni siquiera llegamos a consumir.

Cuando decidimos hacer realidad este sueño común ya era una filosofía de vida en nuestras vidas. La propia vida y sobre todo su ritmo hace que nos olvidemos de nosotros mismos teniendo cada vez más una alimentación pésima y dañina que desgraciadamente nos esta llenando de diversas enfermedades, muchas veces solo cuando algo sucede nos ponemos las pilas, intentando poner en practica aquello que nunca fuimos capaces de hacer, y eso es lo que de alguna manera es lo que nos sucedió.

Por un lado, en mi caso, Mar, las alarmas se activan cuando detectan un tumor vesical a mi hermano, que a parte de bloquearme y asustarme, me hacen pensar en que cosas puedo hacer por el, y aportarle durante el tratamiento que le van a ofrecer, que lógicamente se llama quimioterapia, llegando a la conclusión, de que si somos lo que comemos y como dijo Hipócrates que tu alimento sea tu mejor medicamento, por qué no ponerlo en practica con él. Y evidentemente sin dejar de darse el tratamiento tradicional , nos pusimos manos a la obra recabando toda la información que años atrás habíamos conseguido y empezamos a fabricar nuestros propios zumos, zumos que a diario le llevaba a ese sillón donde se mantenía por ochos horas, con la idea de nutrir su organismo al máximo para contrarrestar los tóxicos que entrarían en su cuerpo.

Así fue durante todo el tratamiento, cada día le preparábamos sus zumos vegetales y se los bebía, entrando en su organismo a la misma vez que entraba ese veneno, imagino que una vez dentro cada cual supo que hacer.

Al día de hoy terminó sus ciclos, gracias a lo que cada cual quiera pensar, no tuvo los efectos secundarios que esperábamos, sus valores estuvieron razonablemente bien, incluso algunos mejor que los tenia anteriormente, y bueno hoy día, y como cada enfermo sigue sus revisiones cada muy poquito tiempo.

Evidentemente no puedo decir que esto es gracias a la ingesta de zumos vegetales pero si estamos seguras, que enriquecer nuestro organismo de nutrientes puros y naturales hace que estemos más preparados para los tóxicos que cada día nos invaden sea en forma de alimentos, bebidas, medicamentos o lo que sea.

Si la O.M.S nos habla de la importancia de la ingesta diaria de frutas y verduras por qué no consumirlos, y si además se pueden adquirir en forma de bebida y sin ningún tipo de aditivo, agua o azúcares, que mejor, que mejor. Por eso decimos “si no comes verdura al menos bébela”.

Yo se, que en mi caso este proyecto es el camino que cada día recorro con mi hermano y evidentemente aunque su mal esta, digamos dormido, nunca le damos la espalda pero mi satisfacción es verle bien y ver como sus valores están todos mejor que nunca y eso a mi, ya me vale.

Y si vuelve a caer un día, seguiré creyendo en el cambio de alimentación y nutriendo su organismo aún con más fuerza.

Por otro lado, yo, Marcela en busca de recuperar mi salud y controlar mi hipotiroidismo y esas subidas y bajadas de peso extremas, me cambie de bando y pase de ser una abogada estresada a una feliz experta en Nutrición Natural y Holística, deje de ser una persona preocupada por bajar de peso, a una persona que tiene como objetivo la “salud” y recorro el camino disfrutándolo, sigo estudiando y lo que hago me apasiona, me gusta la gente y comparto desde mi experiencia personal el “camino a la salud” porque al fin y al cabo la “salud” es la meta y no sólo es la nutrición lo que ayuda a llegar a esta meta, sino el resto de factores de los cuales nos olvidamos, como son las emociones, la espiritualidad, el deporte, el hacer lo que te gusta y el estar con gente que te “sume” y no te “reste”, y un largo etc. He aprendido que he nacido para aprender y cada día ese es mi reto, he pasado por muchos obstáculos desde mi niñez, pero esos obstáculos los convertí en oportunidades, que aproveche y sigo aprovechando. Fui un poco adicta a las dietas para bajar de peso, vegetariana, crudivegana y vegana y ahora hago sólo lo que me dá la gana, deje de seguir modas y estilos y he creado el mío propio, en el que me siento cómoda y feliz.

Ojala lleguemos cada día a más gente que de verdad crea en la alimentación saludable, nosotras no queremos cambiar hábitos, solo compartir algo que hacemos cada día con mucho amor por que esta empresa nace de eso, del amor que es la base de nuestra existencia.

Si estás dispuesto a disfrutar de una merienda o tentempié saludable envíanos un correo o WhatsApp:
E-mail: Hola@zuves.com (De 9:00 a 16:00 horas)
WhatsApp: 656 61 82 75 (De 9:00 a 16:00 horas).